Buscar este blog

sábado, 22 de abril de 2017

Apenas se salvó el invicto



Peñarol jugaba en Colonia ante Plaza, en el día de su centenario aniversario, con la necesidad imperiosa de traerse los tres puntos para continuar a tiro en el apertura. Ramos, fiel a su costumbre, mantuvo el mismo equipo que le ganó a Danubio el pasado domingo.

Peñarol salió a la cancha portando un brazalete negro por el brutal asesinato de Felipe Romero, el chico de 10 años hijo de ex goleador aurinegro Luis Alberto Romero. Un hecho que estremeció a toda la sociedad en estos últimos días.

Peñarol tuvo la pelota desde el comienzo del juego pero generó muy poco en un primer tiempo que fue cortado, aburrido y sin chances claras.

La mayoría llegaron a través de pelotas aéreas como la primera a los 11´ con un córner desde la derecha, el cabezazo de Affonso y consigue despejar el arquero Green.

Hubo que esperar hasta los 38´ para que se produjera una nueva chance, otra vez en una pelota área luego de un tiro libre desde la derecha, falla el arquero de Plaza y Affonso cabecea alto con el arco libre perdiendo la chance.

Un minuto después, otro centro desde la derecha de Nandez, pivotea Affonso bajándola atrás y el remate del cebolla Rodríguez que contiene el arquero Green.

Sobre los 42´ la única de Plaza un toque para el ex aurinegro Baltazar Silva que remata a la puerta de área y contiene bien Guruceaga.

Un mal primer tiempo donde Peñarol jugó mal y no generó chances realmente claras para anotar.

Peñarol se fue arriba en el inicio del segundo tiempo y crea la primer chance a los 3´ luego de una jugad entreverada en el área de Plaza que culmina con un remate de media vuelta del cebolla Rodríguez que se pierde afuera contra el palo izquierdo.

Responde Plaza a los 10´ cuando el ex aurinegro Alejandro Furia le gana una pelota a Quintana por derecha, mete la pelota al medio y remata Waller mandando la pelota por encima de horizontal.

A los 12´ una pelota que trae Nandez por derecha, mete el pase largo par Gastón Rodríguez que ingresa al área y saca el remate que consigue tocar el arquero sin desviarla y un zaguero la saca sobre la línea cuando entraba.

Un minuto después un córner desde la izquierda cabecea Ramón Arias y contiene el arquero Green.

A los 19´ se produce una fatalidad con un jugador que ha tenido un nivel altísimo en este campeonato. Es una jugada donde Plaza trae la pelota por derecha y culmina con un remate sin ninguna pretensión de Waller que se le escapa de las manos a Guruceaga y pasándole por entre las piernas se mete en el arco marcando la apertura local. Una jugada desafortunada y la ingratitud de puesto que hace que un error se pague carísimo.

De ahí en más, Peñarol se fue arriba, exponiéndose atrás mientras Ramos metía delanteros y se quedaba sin marca.

Sobre los 21´ un centro al área de Plaza desde la izquierda, despeja la defensa y remata Gastón Rodríguez de sobrepique y la pelota se va arriba contra el ángulo superior izquierdo.

A los 26´ otro córner desde la derecha vuelve a cabecear Ramón Arias y nuevamente contiene el arquero Green.

En el minuto 28 se va Gastón Rodríguez por izquierda, saca el remate y consigue despejar el arquero en buena atajada.

Sobre los 30´ lleva la pelota Nandez por derecha, mete el toque para Mier, que mete el centro y por el segundo palo cabecea Gastón Rodríguez y la pelota cruza toda al área sin que nadie la pueda tocar.

A los 40´ un centro desde la izquierda cabecea Cavallini en palomita y despeja Green en impresionante atajada.

Peñarol arreciaba, merecía el empate, pero con la suerte en contra, no conseguía convertir y  estaba perdiendo por una jugada infortunada.

Lo pudo liquidar Plaza a los 41´ cuando Quintana pierde una pelota ante Puppo y permite que se vaya solo el jugador de Plaza que encara al área pero en lugar de tocar al medio, remate fuerte y arriba del horizontal. Quintana es un zaguero de enorme futuro, pero en cada partido comete un fallo de ese tipo (recordar el segundo gol de Palmeiras).

Sobre los 45´ un tiro libre frontal el área de Plaza, cabecea Petryk y la pelota se va apenas afuera contra la base del palo derecho de Green.

Ya pasada la hora otro tiro libre en forma de centro, sale mal el arquero consigue cabecear un jugador aurinegro que no pudimos identificar y cuando la pelota se metía en el arco, la despeja un zaguero sobre la línea. La suerte seguía en contra de aurinegro.

Pero quedaba una más. Tiro libre de Mier al área y cabecea cruzado el cebolla Rodríguez y la pelota le vence las manos a Green para meterse en el arco de Plaza marcando un empate que era más que merecido.

Después del final fue expulsado Gastón Rodríguez por reclamarle al cuarto árbitro Álvarez, que hizo más tiempo que todo el equipo de Plaza junto y que ya había provocado una amonestación a Novick por devolver una pelota desde el banco de suplentes. Parece que Álvarez no tenía ganas de que se jugara y estaba dispuesto a perder todo el tiempo posible.

Peñarol rescato un invicto que ya dura 12 fechas, pero queda lejos en puntos de sus rivales por el campeonato. Ahora será el miércoles ante Palmeiras intentando dejar atrás el robo descarado que sufrimos en Brasil.

domingo, 16 de abril de 2017

Para seguir al acecho.Peñarol 1 Danubio 0



Peñarol volvía al Campeón de Siglo para jugar ante Danubio y Ramos decidió colocar a los mismos 11 jugadores que el miércoles fueron asaltados en São Paulo por el ecuatoriano Zambrano.

Como rival un equipo que aunque no venía bien siempre es un adversario complicado. Como anécdota,  Peñarol enfrentaba al rival ante el cual inauguró el Campeón del Siglo.

Pasó poco en el primer tiempo. Arrancó intenso el aurinegro, presionando en campo rival pero como era lógico después del desgaste del miércoles con viaje incluido, no pudo sostenerlo por más de 10´

Y fue después de los 10´ que Danubio comenzó a encontrar la pelota y tuvo la primera en ese minuto cuando un remate desde afuera de Zarfino provocó el vuelo de Guruceaga para despejar por encima de horizontal con una mano.

Peñarol responde recién a los 34´ luego de un doble cabezazo de Arias que hace que la pelota le quede al cebolla Rodríguez que entra por izquierda y saca el remate fuerte que pasa por encima de horizontal.

Sobre el cierre del primer tiempo tiene una segunda chance. Un lateral desde la izquierda, pelota para el cebolla Rodríguez que va hasta la línea final y saca el centro. Despeja la defensa y domina Nandez que saca el remate fuerte pero muy alto.

Un primer tiempo que se fue con un 0 a 0 que reflejó las pocas chances que tuvieron los dos y preocupaba para el complemento el estado físico del equipo y que había tres jugadores amonestados.

Todo lo que no tuvo el primer tiempo lo tendría el segundo. Ya a los 2´ abre la cuenta el carbonero luego de un centro desde la izquierda de Hernández que despeja el arquero Cristóforo con una mano. La pelota le queda a Nandez que engancha para sacarse de encima al arquero y manda un globo perfecto para que la pelota supere a todo el mundo y se meta en el arco marcando el tanto que sería el de la victoria.

Un minuto después pudo aumentar con otro centro desde la izquierda que va al segundo palo, recibe Affonso, domina y saca el remate que le sale muy débil y permite que contenga el arquero sin problemas.

Sobre los 9´ debió ser el segundo. Un tiro libre frontal de Hernández, baja el cebolla de pecho atrás y remata solo Novick y consigue despejar Cristóforo con el cuerpo abortando una chance inmejorable para el carbonero.

Responde Danubio a los 11´ con un remate desde afuera del área de Olaza que rechaza Guruceaga en buena atajada.

Y pudo empatar el franjeado a los 18´ un tiro libre desde la izquierda en forma de centro, cabezazo limpio de Malrechauffe en el primer palo y Guruceaga se manda flor de atajada con una mano yendo abajo cuando parecía vencido. La defensa rechaza y Danubio reclama un penal que no vimos. Por ese reclamo se va expulsado Malrechauffe (que debió haber sido expulsado un rato antes por una entrada de atrás sobre Junior Arias cuando ya tenía amarilla).

Con un hombre más, Peñarol manejó la pelota pero cometió el pecado de no liquidar el partido y acabó sufriendo hasta el final.

Sobre los 34´ un pase profundo de Cavallini para la entrada de Guzmán Pereira que entra solo para enfrentar al arquero pero define mal levantando la pelota por encima del horizontal.

A los 43´ una pelota cruzada al área por Mier desde la izquierda y recibe en el segundo palo Nandez que llega apretado para definir y consigue rechazar el arquero Cristóforo.

La última fue un minuto después con otra pelota al área que recibe el cebolla Rodríguez que remata por encima del horizontal.

Ganó Peñarol y se mantiene a la expectativa esperando algún tropiezo del tradicional adversario y de Defensor con quienes ya ha jugado. Se mantiene invicto después de once fechas, lo que no deja de ser un mérito para el equipo de Ramos.

jueves, 13 de abril de 2017

Se jugaba hasta que ganara Palmeiras



Después de un quebranto de salud que nos impidió comentar, aunque no ver, los últimos tres partidos del carbonero, retomamos la relación de los encuentros.

Peñarol jugaba ante el poderoso Palmeiras, candidato a pelear la copa, en su casa, en el Allianz Arena. Para ello, el técnico Ramos eligió a Guruceaga, Ramón Arias, Quintana (que le ganó la titularidad al paraguayo Villalba en los últimos encuentros), Petryk y Lucas Hernández en el fondo. Guzmán Pereira, Novick, Nández y el cebolla Rodríguez en el medio y la presencia de Affonso y Junior Arias en ofensiva.

Enfrente, un equipo de estrellas que no solo cuenta con buenos jugadores brasileños (Fernando Prass, Zé Roberto, Felipe Melo, Dudu) sino con colombianos como Mina y Borja y el venezolano Guerra  (estos dos últimos integrantes del Nacional de Medellín al que enfrentamos en la edición pasada).

El encuentro empezó con Palmeiras intentando abrir la cancha por las puntas, sobre todo por izquierda con Dudu y llego a generar algunos córners que fueron bien resueltos por la defensa aurinegra.

Y de a poco comenzó a mermar la ofensiva verde y Peñarol tuvo algunas chances. La primera fue a los 14´ con un cruce de izquierda a derecha del cebolla Rodríguez para la entrada de Junior Arias por el medio, pero el ex Liverpool se apura, luego de bajar de pecho define mal y lejos del arco.

Tuvo otra más clara a los 21´ luego de un tiro libre frontal enviado en forma de centro y cabecea Nandez y la pelota se va contra el palo izquierdo luego del pique. Avisaba el carbonero.

Y ese aviso se concreta a los 31´ luego de un córner desde la derecha que cabecea solo Ramón Arias y su cabezazo sale fuerte que se clava arriba contra el ángulo izquierdo del arquero Fernando Prass poniendo la apertura para Peñarol.

Peñarol ganaba ante un Palmeiras que no generaba peligro y pudo aumentar el carbonero a los 38´ luego de que Petryk desde la derecha manda una bola al área que le queda a Junior Arias que define de media vuelta y consigue achicar el aquero Prass para salvar su arco.

Palmeiras tuvo una sola de peligro. Fue a los 45´ luego de una falta que inventa el árbitro ecuatoriano, de frente al arco y remata Dudu por encima del horizontal cuando volaba Guruceaga para controlar el remate.

Peñarol se retiró ganando el primer tiempo y fue justo. Porque generó más chances que un Palmeiras que tocó muy bien la pelota pero no pisó el área y mostró fallas en los contraataques. La principal preocupación era si el aurinegro podría mantener la presión en el segundo tiempo con tres jugadores amonestados (en eso tampoco fue coherente el ecuatoriano Zambrano).

Pero todo lo que se había construido en 45´ se perdió en 5. Porque Peñarol entro desconcentrado y al minuto ya empataba Palmeiras. Centro desde la derecha no puede definir Borja y la pelota le queda a William que con el arco libre marca el empate.

Y a los 5´ llega el segundo. Falla Quintana, se va solo Guerra, enfrenta al arquero y toca al medio para que Dudu entre solo y marque el segundo.

En apenas 5 Peñarol pasba de ganar 1 a 0 a perder 2 a 1 y pudo ser peor. Porque a los 9´ un centro desde la derecha y Petryk lo baja a Dudu en un claro penal bien sancionado. Lo remata Borja, mal, fuerte y manda la pelota por encima de horizontal.

Sobre los 12´ un toque de Guerra para Borja que entra solo por izquierda y remata al arco y Guruceaga consigue despejar con los pies.

A los 25´ un remate de Michel Bastos que se va apenas afuera contra la base del palo derecho.

Dominaba Palmeiras que merecía el tercero que pudo venir a los 28´ cuando se va solo Bastos por derecha, enfrenta al arquero y saca el remate que rechaza Guruceaga en impresionante atajada pero la pelota deriva para Tche Tche que saca el remate que supera el esfuerzo del arquero y Lucas Hernández despeja sobre la línea, la pelota da en el travesaño y sale, salvándose el aurinegro.

Y dos minutos después llega el empate. Tiro libre desde la derecha en forma de centro, cabecea Quintana y consigue despejar el arquero Prass en notable atajada pero el rebote le queda a Gastón Rodríguez que marca el empate.

Dos minutos después, a los 32´debio ser para Palmeiras cuando Guerra mete un pase largo para William que se va en velocidad, supera a Guruceaga y remata con el arco libre pero la pelota da en el travesaño salvándose el aurinegro.

De ahí en más dominó Palmeiras que atacaba ante un Peñarol que cada vez defendía más atrás y mientras ramos sacaba delanteros para poner defensores.

Pero faltaba el show del ecuatoriano Zambrana. Dio 5 minutos de descuento, terminó jugando 10 pero hubiera jugado 30 si Palmeiras los hubiera precisado para hacer otro tanto. Porque el tiempo que se hizo en esos descuentos fue por producto de la expulsión de Dudu, tiempo que perdió el propio Palmeiras y lo terminó pagando el carbonero.

Antes lo pudo ganar, cuando un ataque por izquierda termina con un pase al medio que recibe solo Gastón Rodríguez y define mal por encima del horizontal cuando tenía el tanto del triunfo.

10 minutos pasada la hora, Guruceaga le saca un cabezazo a Fabiano mandándose una impresionante atajada, abajo contra la base del palo izquierdo mandando al córner. Pero de ese córner vuelve a cabecear Fabiano y esta vez mete la pelota contra el mismo palo izquierdo para marcar el gol de la victoria verde.

Victoria que mereció pero que no debió conseguir ayudado por un árbitro localista que jugó lo necesario hasta que convirtiera un tanto.  Peñarol se viene con las manos vacías por obra y gracia de un árbitro localista que hizo todo lo posible para que ganara el local.

martes, 28 de marzo de 2017

Primer aniversario de la casa del más grande.



El sueño de un estadio propio ha sido el desvelo de muchos hinchas carboneros desde hace muchísimos años. Recordamos cuando en la década de los 90 del siglo pasado se llegó a colocar la piedra fundamental de un proyecto de estadio en Solymar que terminó naufragando.

No fue el único intento en la historia, a la cancha de Casavalle donde Peñarol comenzó a jugar en 1892, Las Acacias inaugurada en 1916 y el mundialista estadio de Pocitos donde Peñarol jugó desde 1921, se agregó el proyecto de estadio en Punta Carretas (donde hoy está la Facultad de Ingeniería), el proyecto de reciclar el Charrúa para uso exclusivo del aurinegro o incluso el predecesor de esta realidad de hoy que era construirlo en el parque Rivera.

Todos estos proyectos fracasaron por diferentes motivos. Sin embargo el Campeón del Siglo hoy cumple un año de realidad a pesar de la enorme oposición que recibió, incluso de altos personajes de gobierno quienes no pudieron dejar de lado su partidarismo por otros colores.

Pero también tuvo nuestra propia oposición. Porque no somos hipócritas y no nos subimos a carros que no nos corresponden. Desde estas mismas páginas consideramos que Peñarol tenía otras prioridades y como no borramos con el codo lo que escribimos con la mano, lo decimos y reconocemos.

Sin embargo fue imposible no entusiasmarse a media que la obra fue creciendo desde sus cimientos y tan hipócrita como lo otro seria negar nuestro orgullo hoy a un año de su inauguración.

Porque hace un año Peñarol inauguró esta realidad, goleando al entones campeón de América, River Plate por 4 a 1 y con Forlán marcando el primer tanto. Y hoy es nuestra casa, identificada por cada hincha aurinegro como su lugar en el mundo. Un ejemplo como no hay otro en este país de lo que puede la fuerza de una comunidad como la nación aurinegra.

Un estadio que impresiona y que deja pálido cualquier otro intento de emularlo. Claro que para los de nuestra generación el Centenario siempre será también nuestra casa, porque es tierra sagrada donde hemos dado tantas vueltas olímpicas y marcado tantos hitos en la historia del equipo campeón sudamericano del siglo XX. Nadie ha dado tantas vueltas olímpicas en el Centenario como nosotros y eso estará siempre en nuestros recuerdos. Pero para las generaciones futuras será el Campeón del Siglo quien nos identifique por siempre.

Nunca una obra tuvo tanta oposición, tantas dificultades, tantas trabas. Nunca fue tratada con tanta maledicencia que llego a la burla de hablar de maquetas y de humo. Nunca hubo tanto escepticismo rodeando a un proyecto. Sin embargo, nuestro estadio ser irguió majestuoso sobre toda oposición y critica y hoy es el orgullo de todos los simpatizantes propios y la envidia de los ajenos.

Estadio que impresiona a las delegaciones de equipos extranjeros que llegan a enfrentarnos. Que es solicitado por selecciones del continente cundo vienen a jugar a nuestro país. Que impresiona a comisiones de Fifa enviadas para evaluar las instalaciones deportivas en Uruguay con vistas a torneos oficiales.

El Campeón del Siglo. El mejor estadio de este país. La casa del campeón sudamericano del siglo XX, está cumpliendo su primer año. Y este 28 de marzo ha pasado a ser otra fecha histórica en la historia de la institución deportiva más grande del Uruguay.